3.2. CARACTERÍSTICAS ECOLOGICAS

3.2.1. Vegetación

En el PN y ANMI Madidi se encuentra una amplia diversidad de ecosistemas y paisajes, lo cual determina la presencia de varios tipos de vegetación y un elevado número de especies de plantas.  Hasta el momento se han identificado 1875 especies de plantas presentes,  y probablemente se encuentren 2992 especies más, número que representa el 27% de las especies de plantas conocidas en el país.   Unas 31 especies son exclusivas del PN y ANMI y 92 son endémicas de Bolivia.

 

Diferentes estudios en las Áreas Protegidas de Bolivia señalan que el PN y ANMI Madidi es una de las Área Protegidas de mayor diversidad de especies de plantas vasculares registradas (Tabla 2).  Si bien es cierto que estas diferencias en diversidad entre sitios podría deberse a diferencias en el esfuerzo de muestreo, el Madidi tiene pocos estudios y se puede asegurar que su mayor diversidad se debe principalmente a la variedad de ecosistemas que se encuentran dentro del Área Protegida. 

 

 

Tabla 2. Número de especies registradas de plantas vasculares en diferentes Áreas Protegidas (FUNDECO, 2002, no publicado)

ÁREAS PROTEGIDAS

ESPECIES DE PLANTAS VASCULARES REGISTRADAS

Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Madidi – La Paz

4738*

Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Amboró – Santa Cruz

2659

Parque Nacional Carrasco - Cochabamba

291

Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Cotapata – La Paz

735

Reserva de la Biosfera Estación Biológica del Beni - Beni

820

Parque Nacional y Territorio Indígena Isiboro Secure – Beni y Cochabamba

249

Reserva Nacional de Flora y Fauna Tariquía - Tarija

811

Reserva de la Biosfera y Territorio Indígena Pilón Lajas - La Paz y Beni

736

Reserva Nacional de Vida SilvestreAmazonica Manuripi - Pando

527

Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa - Potosi

99

Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Kaa-Iya del Gran Chaco – Santa Cruz

880

Parque Nacional Noel Kempff Mercado – Santa Cruz

2691

*Son  especies de plantas vasculares presentes y probables

 

Con relación a otras Áreas Protegidas del Neotropico, el PN y ANMI Madidi cuenta con una alta diversidad de plantas superiores (Tabla 3).

 

Tabla 3. Especies de plantas superiores en diferentes lugares de América, según Gentry 1990: Barro Colorado, Panamá, Reserva de la Biosfera Manu, La Selva, Costa Rica y según Beck et. al. 2002 PN y ANMI Madidi

LUGAR

PLANTAS SUPERIORES

Reserva  de la Biosfera Manu, Perú

1370

La Selva, Costa Rica

1668

PN y ANMI Madidi, Bolivia

1865*/2873**

Isla Barro Colorado, Panamá

1320

*Plantas vasculares presentes

**Plantas vasculares probables

 

Existen 12 unidades de vegetación en el PN y ANMI Madidi (Mapa de vegetación), incluyendo la vegetación altoandina, puna, páramo yungueño, cabeceras de valle y bosque nublado de ceja de monte, bosque nublado de serranía, bosque montano seco, sabana de montaña, bosque montano superior, medio e inferior, bosque de piedemonte, bosque amazónico, bosque húmedo de llanura y sabana de llanura (Mapa 11).

 

Algunas unidades de vegetación dentro del PN y ANMI Madidi tienen un mejor esfuerzo de muestreo que otras (Tabla 4), aquellas unidades de vegetación que cuentan con un porcentaje de registro menor  al 10%, deben ser priorizadas en próximas investigaciones, como es el caso de la vegetación altoandina (0%), puna (3,1%), páramo yungueño (9,6%) y bosque amazónico (0%) (Mapa 12).

 

Mapa 12. Estado de conocimiento de flora

 

Tabla 4. Porcentaje de especies registradas por unidad de vegetación

UNIDAD DE VEGETACION

ESPECIES PRESENTES

ESPECIES PROBABLES

% DE ESPECIES REGISTRADAS

Vegetación altoandina

0

87

0

Puna

5

157

3,1

Páramo yungueño

23

217

9,6

Bosque nublado de ceja de monte

197

339

36,7

Bosque de serranía

43

18

70,5

Bosque montano

917

769

54,4

Bosque montano seco

172

136

55,8

Sabana de montaña

25

39

39,1

Bosque húmedo de llanura

1094

675

61,8

Bosque amazónico

0

151

0

Sabana de llanura

247

294

45,7

 

3.2.1.1 Vegetación Altoandina  (4500 – 5200 m) 

Se encuentra representada en las laderas de las montañas hasta los 5200 msnm, encontrándose  el límite inferior aproximado a los 4600 m en la vertiente occidental y a los 4500 m en la oriental. La cubierta vegetal es discontinua y está compuesta por plantas tolerantes a bajas temperaturas y a la escasez de agua. Esta vegetación está asociada con substratos pedregosos y rocosos. Las formas de crecimiento predominantes son los cojines, las matas densas de gramíneas y gramíneas y las rosetas.

                                                                                              

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 12. Gentianan sedifolia (HNB, Proyecto Madidi)

 

Cerca del límite superior crecen arbustos aislados de Senecio rufescens, gramíneas como Agrostis tolucensis y Dielsiochloa floribunda, junto con hierbas perennes como Senecio serratifolius, presente en las acumulaciones de rocas.  En la región altoandina del PN y ANMI Madidi pueden estar presentes unas  87 especies de plantas probables entre hierbas, arbustos y árboles nativos.

 

Entre las especies prioritarias para la conservación se puede resaltar a Senecio apolobambensis, especie endémica de Bolivia. Adicionalmente, la especie Corynaea crassa se encuentra amenazada, categorizada como ‘vulnerable’ (Kerry y Gillet 1997, Meneses 1998).

 

Existen especies con usos alimenticios actuales y potenciales de los géneros Calandrinia, Oxalis y Portulaca.  Las especies del género Gentianella poseen un potencial de uso ornamental y aquellas especies de los géneros  Valeriana y Werneria poseen uso medicinal.  Adicionalmente, existen numerosas gramíneas y hierbas utilizadas como forraje por el ganado camélido silvestre y doméstico, además del ovino y vacuno.

 

3.2.1.2. Puna (3500 – 4500 m) 

En la puna del PN y ANMI Madidi se han registrado 162 especies presentes y probables, de las cuales un 78% pertenecen hierbas en su mayoría perennes.  En la puna se encuentra la comunidad de pastizal de Festuca dolichophylla con gramíneas en manojos de 1 m de altura, distribuida principalmente en sitios rocosos poco accesibles.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 13.  Satureja boliviana, muña muña (HNB Proyecto Madidi)

 

 En esta comunidad se encuentran además, Stipa brachyphylla, Deyeuxia vicunarum y Poa gymnantha. La puna tiene variaciones de acuerdo a las especies dominantes, pudiendo remplazarse paulatinamente por Deyeuxia (Calamagrostis) rauhii, Baccharis buxifolia, Deyeuxia rigida o Eryngium sp.  La subunidad de Deyeuxia rigida y Baccharis genistelloides se distribuye entre los 3900 y 4300 m, en los valles húmedos, pudiendo ser considerada como vegetación de páramo de Yungas. 

 

En esta unidad de vegetación se encuentran dos especies endémicas y dos especies amenazadas   (Tabla 5).

 

Tabla 5. Especies endémicas y amenazadas

ESPECIE

Endémicas

Vulnerables

Apéndice II

Dicranella laxiretis

1

 

 

Mormodes  sp.

 

 

1

Polylepis racemosa

 

1

 

Calceolaria sp.

1

 

 

 

La puna es el principal centro de origen y diversificación de cultivos andinos. Entre estos cultivos se encuentran tubérculos y granos andinos: Oxalis tuberosa (oca), Ullucus tuberosum (papalisa), Chenopodium quinoa (quinua), Ch. pallidicaule (cañahua) y varias especies de papas dulce y amarga.En la puna existen buenas posibilidades de sostener el pastoreo, bajo la selección de sitios de pastoreo y regulación de la carga animal y rotación de pasturas.  Existe una base de conocimiento y experiencia para lograr el manejo de los bofedales junto con la mejora de praderas. Además, se encuentran varias especies forrajeras palatables para los camélidos y con buen valor nutritivo, en su mayor parte gramíneas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 14. Bofedal (HNB Proyecto Madidi)

 

Las tierras altas tienen importancia general por la presencia de los glaciares como reserva de agua y los sistemas de lagunas y ríos de alta montaña, que son utilizados como recursos hídricos por diferentes poblaciones y poseen un potencial para la generación de energía eléctrica.

 

3.2.1.3. Matorrales y restos de bosque de cabeceras de valle (2700 – 3500 m)

En algunos valles interandinos existe una zona de confrontación entre la puna húmeda y el bosque nublado de ceja que corresponde a las llamadas “cabeceras de valle” donde aparecen bosquecillos de Polylepis en los que crecen mezclados arbustos de los géneros Baccharis, Duranta, Mutisia y Satureja y especies espinosas de los géneros Barnadesia y Berberis. A veces pueden estar presentes otros árboles como Escallonia myrtilloides, Alnus acuminata, Vallea stipularis, Eugenia sp. o Myrcianthes sp. En lugares de mayor aridez, debajo de las especies de Polylepis, se desarrollan comunidades de gramíneas y herbáceas, muy similares a la vegetación de puna (Fjeldsa & Kessler 1996).  El sistema radical de los árboles de Polylepis ayuda a evitar la erosión en especial en sectores de alta pendiente (Hensen 1993). Los bosques de Polylepis tienen avifauna asociada ya que mantienen cantidades de insectos que sirven de alimento a aves insectívoras (Fjeldsa & Kessler 1996).  Se debe tener un especial cuidado con la especie de Polylepis racemosa que se encuentra amenazada en la categoría de vulnerable.  Las cabeceras de valle tienen microclima favorable para cultivos de árboles frutales: durazno, peras, manzanas y también nogal y esto a su vez hace favorable la implementación de sistemas agroforestales.

 

Existen varias especies alimenticias como los “cereales andinos “ de los géneros Amaranthus  y Chenopodium, productoras de tubérculos como la papa (Solanum tuberosum), el isaño (Tropaeolum tuberosum) y la papalisa (Ullucus tuberosum).   También se han registrado especies que son utilizadas como medicina, leña y algunas para teñir tejidos.

 

 3.2.1.4. Paramo de Yungas  (3000 – 4000 m) 

En el páramo yungueño existe una combinación de factores topográficos y climáticos que crean microambientes diferentes ricos en especies vegetales.  En el PN y ANMI Madidi existirían unas 240 especies de plantas presentes y probables en este tipo de vegetación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 15. Páramo (WCS, Programa Paisaje)      

 

Existen tres unidades fisonómicas dentro de la vegetación de páramo de Yungas: el pajonal; la pradera parámica, cerca del límite superior con el pajonal; y la pradera  parámica, en el límite inferior que se une al matorral de ceja de Yungas.

 

El pajonal del páramo yungueño se caracteriza por ser denso y por la presencia de grandes matas de gramíneas de los géneros Cortaderia, Deyeuxia y Festuca,  junto con la bambusácea Chusquea depauperata, ciperáceas de los géneros Rhynchospora y Carex y juncáceas del género Luzula

 

La pradera parámica está representada en las laderas de la vertiente oriental de la cordillera. Es un césped bajo de gramíneas (Agrostis sp.), graminoides (Orthrosanthus chimboracensis, Sisyrinchium sp., Carex sp., Luzula sp.) y hierbas rastreras y en roseta (Lachemilla aphanoides, Werneria nubigena), con la presencia de pteridófitos (Jamesonia sp., Blechnum penna-marina) y criptógamas (Sphagnum sp, Polytrichum sp). Mezcladas con las gramíneas se encuentran especies de Baccharis trimera, Halenia cf. pusilla, Deyeuxia swallenii, Werneria strigosissima, W. villosa y especies de Gentianella. En laderas pedregosas, sujetas a quemas periódicas dominan los arbustos de Chuquiraga jussieui. En el límite altitudinal inferior aparecen Festuca sp., Chuquiraga sp. y Loricaria thujoides (Seibert 1993).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Foto 16. Saracha punctata (HNB, Proyecto Madidi)

 

En todos los ambientes el rasgo más sobresaliente es la abundancia de criptógamas, representadas por briófitas (musgos y hepáticas) y líquenes, tanto terrestres como epífitos.

 

En el páramo yungueño se han registrado 6 especies endémicas y 6 especies amenazadas, la mayoría son especies de plantas no vasculares (Tabla 6).

 

 Tabla 6. Especies endémicas y amenazadas

ESPECIE

Endémicas

Vulnerable

Apéndice II

Dicranella laxiretis

1

 

 

Racomitrium pachydictyon

1

 

 

Racomitrium striatipilum

1

 

 

Ribes steinbachiorum

1

 

 

Cyclodictyon stephanii

1

 

 

Pseudocrossidium pachygastrellum

1

 

 

Lephantes sp.

 

 

1

Lephantes calyptrata

 

 

1

Lephantes hastata

 

 

1

Cnemidaria speciosa

 

 

1

Escallonia resinosa

 

1

 

Elleanthus longibracteatus

 

 

1

 

La mayor potencialidad es el germoplasma útil que se encuentra en las especies de los géneros Rubus, Gaultheria y Vaccinium que tienen frutos carnosos comestibles, los cuales pueden ser mejorados y cultivados para su ingreso al mercado.

 

Los páramos de Yungas son importantes porque contribuyen a la regulación de los ciclos hidrológicos en las cordilleras. Esta capacidad disminuye considerablemente con la degradación y la falta de cobertura del suelo producidas por el fuego y el pastoreo.

 

La abundancia de gramíneas ofrece alimento a herbívoros silvestres y hace que se lo utilice como sitio de pastoreo para animales domésticos. La diversidad de ericáceas, saxifragáceas y rosáceas, que tienen especies con bayas comestibles, además de los pastos y hierbas  sostiene fauna asociada, en especial megamamíferos como el jucumari (Tremarctos ornatus), el zorro ( Pseudalopex culpaeus) y otros.

 

3.2.1.5. Bosque Nublado de Ceja de Monte  (2500 - 3500 m) 

El bosque de ceja de monte representa el límite superior del bosque de montaña. En el PN y ANMI Madidi se tienen 536 especies presentes y probables en este tipo de vegetación.  El bosque nublado de ceja de monte se encuentra formado por 2 a 3 estratos de árboles, los que se caracterizan por el crecimiento retorcido de sus tronco y ramas, hojas coriáceas y un dosel continuo de alrededor de 12 metros de alto, por lo cual el bosque es oscuro y muy húmedo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 17. Bomarea sp. (HNB, Proyecto Madidi)

 

Otra de las características de este bosque es que los árboles están totalmente cubiertos por epífitas no vasculares, como musgos, hepáticas y líquenes,  además de helechos de las familias Hymenophyllaceae, Polypodiaceae y Grammitidaceae. Son típicas de este nivel altitudinal las familias Podocarpaceae (Podocarpus sp.), Asteraceae (Gynoxys sp.), Brunelliaceae (Brunellia sp.), Chloranthaceae (Hedyosmum sp.), Clethraceae (Clethra sp.), Clusiaceae (Clusia sp.), Cunoniaceae (Weinmannia sp.), Elaeocarpaceae (Vallea sp.), Lauraceae (Persea sp., Nectandra sp.), Myricaceae (Myrica sp.), Rosaceae (Hesperomeles sp.), Saxifragaceae (Escallonia sp.), Araliaceae (Oreopanax sp., Schefflera sp.) y Verbenaceae (Aegiphila sp.).  También son comunes las especies arbustivas de Miconia, Tibouchina, Baccharis y otros. Las hierbas son escasas en el interior del bosque y sólo   ocasionalmente se observan trepadoras herbáceas como Bomarea sp. (Alstroemeriaceae). Las gramíneas están representadas por los            bambúes que crecen en el sotobosque y en lugares abiertos o claros. Son carácterísticos los géneros Chusquea, Neurolepis y Aulonemia. Los bejucos son poco abundantes y corresponden frecuentemente a las compuestas Pentacalia epiphytica, Pentacalia orinocensis y algunas especies de Rubus.  

 

En el Bosque nublado de ceja de monte se han identificado 24 especies endémicas y 19 especies amenazadas(Tabla 7).

 

Tabla 7. Especies endémicas y amenazadas

ESPECIE

Endémicas

En Peligro

Vulnerable

Apendice II

Corynaea crassa

 

 

1

 

Blechnum sp.

1

 

 

 

Weinmannia fagaroides

 

 

1

 

Cyathea delgadii

 

 

 

1

Cyathea kalbreyeri

 

 

 

1

Cyathea sp.

1

 

 

 

Hypolepis sp.

1

 

 

 

Dicranella laxiretis

1

 

 

 

Athyrium sp.

1

 

 

 

Gaultheria eriophylla

 

1

 

 

Ceradenia sp.

1

 

 

 

Ceradenia sp.

1

 

 

 

Micropolypodium sp.

1

 

 

 

Escallonia resinosa

 

 

1

 

Ribes pentlandii

1

 

 

 

Hymenophyllum sp.

1

 

 

 

Cedrela lilloi

 

 

1

 

Encyclia sp.

 

 

 

1

Epidendrum elongatum

 

 

 

1

Epidendrum larae

1

 

 

1

Epidendrum scopulorum

1

 

 

1

Epidendrum syringothyrsus

1

 

 

1

Habenaria vasquezii

 

 

 

1

Lepanthes herzogii

1

1

 

1

Maxillaria aggregata

 

 

 

1

Maxillaria aurea

 

 

 

1

Neodryas herzogii

1

 

 

1

Trichosalpinx teaguei

1

 

1

1

Cyclodictyon stephanii

1

 

 

 

Pseudocrossidium pachygastrellum

1

 

 

 

Eriosorus sp.

1

 

 

 

Polylepis racemosa

 

 

1

 

Calceolaria monantha

1

 

 

 

Calceolaria soratensis

1

 

 

 

Symplocos polyphylla

1

 

 

 

Ternstroemia asymmetrica

1

 

 

 

Thelypteris sp.

1

 

 

 

 

Tienen uso como maderables las especies de los géneros Podocarpus y Weinmannia, mientras que  algunas especies de los géneros Miconia y Rubus tienen frutos comestibles.  El mucílago de los helechos arbóreos (Cyathea sp.) tiene uso medicinal y sus troncos son utilizados como postes para cercas.  Como especies ornamentales se tienen a las palmeras Ceroxylon parvifrons y Geonoma weberbaueri, algunas especies de la familia Theaceae, además de los géneros poco abundantes Persea, Prunus y Symplocos.  Otras especies de uso ornamental están en los géneros Fuchsia, Schefflera, Oreopanax y algunas bromeliáceas. Las orquídeas, además de servir como indicadores del estado de conservación de los hábitats, tienen varios endemismos y especies de interés ornamental. 

Los bosques nublados tienen un papel muy importante en la captación de agua y en el mantenimiento de cursos de agua. La cobertura de nubes característica de estos bosques aporta un porcentaje variable de agua a los suelos, adicional al agua de precipitación normal (Schellekens et al. 1998 en Silver et al. 2001).  La cobertura boscosa actúa como regulador térmico, evitando el sobrecalentamiento diurno de los suelos y un enfriamiento nocturno excesivo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 18. Demosthenesia sp. (HNB, Proyecto Madidi)

 

 

3.2.1.6. Bosque Nublado de Serranías (800 – 1300 m)

Este bosque se diferencia del anterior por estar sobre las serranías, a menor altitud cerca del piedemonte y también en las cimas de las serranías interandinas. Su composición florística es distinta a la de los bosques nublados de ceja de montaña.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 19. Serranías (WCS, Robert Wallace)

 

En el PN y ANMI se han registrado en el bosque nublado de serranía 61 especies de plantas presentes y probables, además de otras que comparten con las unidades de vegetación del pie de monte  y serranías interandinas. Las condiciones de humedad y baja temperatura, junto con neblina permanente, permiten el crecimiento de numerosas epífitas, sobre todo de plantas vasculares como orquídeas y bromélias. Las especies arbóreas más comunes son las palmeras como Iriartea deltoidea (copa) y los helechos del género Cyathea sp.  También se encuentran especies de los géneros Ficus, Nectandra, Ocotea e Inga, estas últimas también presentes en los bosques montanos húmedos.

Son comunes Terminalia amazonica y Casearia sp. En el estrato bajo se encuentran helechos y piperáceas.

 

El bosque entre 1000 y 1200 m, es un bosque de transición donde abunda la tacuara (Guadua sp.). Entre los árboles dominantes se encuentra el laurel negro (Ocotea sp.), el verdolago (Terminalia amazonica) y el blanquillo (Ampelocera ruizii).  En el bosque nublado de serranía se han identificado 3 especies endémicas y 3 especies amenazadas (Tabla 8).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 20. Ludwigia sp. (HNB, Proyecto Madidi)

 

 Tabla 8. Especies endémicas y amenazadas

ESPECIE

Endémicas

Libro Rojo

Vulnerable

Apéndice II

Iriartea deltoidea

 

1

 

 

Tetragastris cerradicola

1

 

 

 

Parinari occidentalis

1

 

 

 

Terminalia amazonia

 

 

 

 

Pleurothallis sicariopsis

 

 

 

1

Trichosalpinx teaguei

1

 

1

1

 

3.2.1.7. Bosque Montano (1000 – 3000 m)

Esta formación es todavía poco conocida en Bolivia debido a los escasos estudios realizados hasta el momento. Como puede observarse en el mapa de vegetación el bosque montano esta dividido en tres unidades superior, medio e inferior, según su rango altitudinal, que se encuentra entre 500 a 2500 m.   En el PN y ANMI Madidi se han registrado en el bosque montano superior, medio e inferior un total de 1686 especies de plantas presentes y probables.

 

El bosque montano húmedo del PN y ANMI Madidi presenta un estrato arbóreo con una altura promedio de 12 m, dominado por Cyathea sp., Nectandra sp., Weinmannia glabraMyrsine coriacea, Clusia sp., Oreopanax sp,. Schefflera pentandra, Iriartea deltoidea y Podocarpus oleifolius. El subdosel de una altura promedio de 6 m, se caracteriza por la presencia de especies como Hedyosmum angustifolium, H. dombeyanum, Piper spp. y Miconia spp..

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 21. Ruellia sp. (HNB, Proyecto Madidi)

 

Las familias más importantes por su diversidad en géneros y especies en esta región son Rubiaceae,   Lauraceae, Moraceae, Guttiferae, Myrsinaceae y Ericaceae.

 

Entre 2370 – 2460 m, el estrato arbóreo está caracterizado principalmente por la presencia de Podocarpus cf. oleifoliusFicus eximia, Elaeagia obovata y Nectandra spp.  Los árboles bajos y las especies del sotobosque con una altura de 2 a 7 m, son Schefflera pentandra, Piper percostatum, Piper bangii, Miconia spp.y Asplundia sp.. También se encuentran especies de los géneros Anthurium y Greigia.

 

A 1670 m de altitud, se encuentran unidades con dominancia de Eugenia spp.,  Myrcia spp., Ocotea spp. y Hyeronima oblonga en el estrato arbóreo. En el sotobosque se encuentran Gaultheria erecta, Miconia spennerostachya, Tibouchina obtusifolia, Ruellia brevifolia y en forma abundante el helecho herbáceo Pityrograma ochracea. En altitudes menores domina Cecropia concolor, con ejemplares de hasta 12 m de alto, las familias más importantes por su número de especies son las Rubiaceae (18 especies), Lauraceae (15 especies), Moraceae (8 especies) y Melastomataceae (19 especies).

 

En algunos sectores del bosque montano húmedo se encuentran los llamados inciensales caracterizados por la presencia de algunas especies de Clusia (Clusia aff. flaviflora, C. salvinii y otras especies aún no determinadas) que tienen una resina aromática (incienso), extraída por los habitantes para su venta en los pueblos y en la ciudad de La Paz.

 

Los bosques montanos húmedos y secos tienen un gran potencial forestal maderable y no maderable, diferentes especies son aprovechadas por la gente local como combustible,  medicina, tintes, alimento, material de construcción y como especies aromáticas y ornamentales.  Las especies de Polylepis son cotizadas como madera y leña.

 

En el bosque montano a diferentes altitudes se han identificado 45 especies endémicas y 65 especies amenazadas(Tabla 9).

 

Tabla 9. Especies endémicas y amenazadas

ESPECIE

Endémicas

En Peligro

Vulnerable

Apendice II

Justicia umbricola

1

 

 

 

Justicia yuyöensis

1

 

 

 

Stenostephanus longistaminus

 

1

 

 

Stenostephanus lyman-smithii

1

 

 

 

Rollinia boliviana

1

 

 

 

Anthurium sp.

1

 

 

 

Corynaea crassa

 

 

1

 

Blechnum sp.

1

 

 

 

Blechnum sp.

1

 

 

 

Blechnum sp.

1

 

 

 

Billbergia microlepis

1

 

 

 

Fosterella albicans

 

1

 

 

Fosterella floridensis

1

 

1

 

Fosterella graminea 

1

1

 

 

Puya fiebrigii

1

1

 

 

Tetragastris cerradicola

1

 

 

 

Acanthocereus sp.1

 

 

 

1

Cereus sp.1

 

 

 

1

Epiphyllum phyllanthus

 

 

 

1

Lepismium asuntapatense

1

 

 

 

Pereskia weberiana.

1

 

 

 

Rhipsalis cuneata

1

 

 

 

Licania boliviensis

1

1

 

 

Parinari occidentalis

1

 

 

 

Alsophila cuspidata

 

 

 

1

Alsophila erinacea

 

 

 

1

Cnemidaria speciosa

 

 

 

1

Cnemidaria uleana

 

 

 

1

Cyathea andina

 

 

 

1

Cyathea caracasana

 

 

 

1

Cyathea cf. caracasana

 

 

 

1

Cyathea delgadii

 

 

 

1

Cyathea kalbreyeri

 

 

 

1

Cyathea multiflora

 

 

 

1

Cyathea sp.

1

 

 

 

Sphaeropteris quindiuensis

 

 

 

1

Dicksonia sellowiana

 

 

 

1

Amburana aff. cearensis

 

 

1

 

Grammitis sp.

1

 

 

 

Cedrela lilloi

 

 

1

 

Ruagea cf. ovalis

1

 

 

 

Ficus boliviana

1

 

 

 

Comparettia sp. 

 

 

 

1

Elleanthus graminifolius

 

 

 

1

Elleanthus longibracteatus

 

 

 

1

Encyclia pygmaea

 

 

 

1

Epidendrum armeniacum

 

 

 

1

Epidendrum elongatum

 

 

 

1

Epidendrum larae

1

 

 

1

Epidendrum rigidum

 

 

 

1

Epidendrum scopulorum

1

 

 

1

Ionopsis utricularioides

 

 

 

1

Kefersteinia sanguinolenta

 

 

 

1

Koellensteinia graminea

 

 

 

1

Lepanthes calyptrata

1

 

 

1

Lepanthes hastata

1

 

 

1

Lepanthes llipiensis

1

 

 

1

Lepanthes ringens

1

 

 

1

Lycaste macrophylla 

 

 

 

1

Masdevallia omorenoi

1

 

1

1

Masdevallia quasimodo

1

 

1

1

Maxillaria acutifolia

1

 

 

1

Maxillaria aggregata

 

 

 

1

Maxillaria aurea

 

 

 

1

Maxillaria notylioglossa

 

 

 

1

Maxillaria scorpioidea

 

 

 

1

Myoxanthus affinis

 

 

 

1

Neodryas herzogii

1

 

 

1

Notylia sp.

 

 

 

1

Pleurothallis aphtosa

 

 

 

1

Pleurothallis casapensis

 

 

 

1

Pleurothallis citrina

1

 

 

1

Pleurothallis cyclophylla

1

 

 

1

Pleurothallis flexuosa 

 

 

 

1

Pleurothallis obovata

 

 

 

1

Pleurothallis sicariopsis

 

 

 

1

Pleurothallis xanthochlora

 

 

 

1

Scaphyglottis boliviensis

 

 

 

1

Scaphyglottis prolifera

 

 

 

1

Sobralia yauaperyensis

 

 

 

1

Stenia pallida

 

 

 

1

Trichosalpinx teaguei

1

 

1

1

Cyclodictyon stephanii

1

 

 

 

Arthrostylidium canaliculatum

1

 

 

 

Selaginella sp.

1

 

 

 

Cyphomandra betacea

 

 

1

 

Symplocos debilis

1

 

 

 

Symplocos mapiriensis

1

 

 

 

Freziera angulosa

1

 

 

 

Freziera inaequilatera

1

 

 

 

Ternstroemia asymmetrica

1

 

 

 

Thelypteris aff. corazonensis

1

 

 

 

Vochysia boliviana

1

 

 

 

 

El bosque montano húmedo reúne condiciones para el cultivo de una gran diversidad de especies que dan granos (maíz, girasol, porotos), tubérculos y raíces (ajipa, aricoma, camote, isaño, hualusa, racacha, ñame), frutos (plátano, palta, papaya, chirimoya, cítricos), condimentos y aromatizantes (albahaca, hierba luisa, ajíes y locotos), edulcorantes (Stevia rebaudiana) y estimulantes (café, té).

 

3.2.1.8. Bosque Seco Andino  (1000 – 3000 m)

Este tipo de bosque se encuentra en el valle del río Machariapo y en el valle del Tuichi, se han registrado 308 especies, presentes y probables.  La vegetación es un bosque semideciduo restringido a la orilla de ríos y arroyos, con especies de los géneros Gallesia, Platymiscium,  y Myroxylon, junto con árboles siempreverdes como Clarisia biflora y Ficus juruensis. El árbol dominante es Anadenanthera colubrina, seguido por especies de

los  géneros Acacia, Astronium, Schinopsis y Ceiba. Dentro del bosque crecen cactáceas columnares de Cereus sp. junto con ejemplares de Triplaris sp. y Capparis sp., orquídeas y bromeliáceas epífitas. En el estrato arbustivo se tiene Opuntia brasiliensis como dominante (60 individuos por 0.1 ha), Clavija tarapotana y Trichilia elegans (Foster 1991). De acuerdo con Gentry (1991), en el valle del rio Machariapó crecen varias especies típicas de bosque seco (71 familias, 275 especies) con predominancia de leguminosas arbóreas, Cactaceae, Capparidaceae y lianas de la familia Bignoniaceae.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 22. Recino seco, (WCS, Programa Paisaje)

 

En el bosque montano seco se han identificado 13 especies endémicas y 13 especies amenazadas (Tabla 10).

 

Tabla 10. Especies endémicas y amenazadas

ESPECIE

Endémicas

En Peligro

Vulnerable

Apéndice II

Justicia boliviensis

1

 

 

 

Justicia kessleri

1

 

 

 

Justicia rusbyana

1

 

 

 

Astronium urundeuva

 

 

1

 

Anthurium sp.

1

 

 

 

Aechmea kuntzeana

1

 

 

 

Fosterella albicans

 

1

 

 

Fosterella floridensis

1

 

1

 

Fosterella graminea 

1

1

 

 

Tillandsia edithae

1

1

 

 

Tillandsia krukoffiana

1

1

 

 

Werauhia boliviana

1

 

 

 

Acanthocereus sp.

 

 

 

1

Cereus sp.

 

 

 

1

Pereskia weberiana

1

 

 

 

Pterogyne nitens

 

 

1

 

Amburana aff. cearensis

 

 

1

 

Comparettia sp. 

 

 

 

1

Epidendrum larae

1

 

 

1

Epidendrum paniculatum

 

 

 

1

Setaria barbinodis

1

 

 

 

 

La flora de los bosques deciduos del valle central del río Tuichi es la más rica en especies de 18 bosques secos de Bolivia, en un área de 1200 km2 fueron encontradas 71 familias con 175 especies en el bosque seco. Las familias con mayor número de especies son las Leguminosae (10 %), Pteridophyta (8 %), Bignoniaceae (7 %), Orchidaceae (5 %), Bromeliaceae (5 %) y Piperaceae (4 %). Las zonas semihúmedas entre los 1000 y 1500 m, corresponden a los sitios con mayor riqueza de especies. Se estima que el número total de especies puede ser de 590, basándose en el número de especies de grupos elegidos como indicadores (Acanthaceae, Araceae, Bromeliaceae, Cactaceae, Palmae, Pteridophyta). 

 

En estos bosques existe un uso extractivo para la obtención de incienso (Clusia sp.), copal (Protium aff. pilosum), bálsamo (Myroxylon balsamum) y frutos de palmeras, en especial de motacú (Attalea phalerata).  La principal amenaza para estos bosques es el desmonte asociado a la apertura de nuevos caminos.

 

El bosque seco es utilizado principalmente como fuente de leña y carbón (p.e. Anadenanthera colubrina), madera (leguminosas, anacardiáceas), taninos (Aspidosperma spp.).  Las especies suculentas como cactáceas (Gymnocalycium ), bromeliáceas y helechos (Platycerium andinum) tienen inportancia ornamental potencial.

 

3.2.1.9. Sabanas de Montaña (1000 – 2500 m)

Estas sabanas se encuentran dentro del piso del bosque montano, principalmente de Yungas, entre los 1000 y 2500 m (Beck 1993, 1998).  El origen de esta formación puede ser antropogénico (Beck 1998, Foster 1991) o corresponder a restos de Cerrado como parece sugerir la presencia de Tabebuia ochracea y Cybistax antisiphilitica (Gentry en Foster 1991). En el PN y ANMI Madidi se conocen 64 especies de plantas presentes y probables en este tipo de vegetación.  De acuerdo con Beck (1998) las gramíneas corresponden a las mismas especies presentes en las sabanas de tierras bajas, que son favorecidas por las quemas, como Schizachyrium condensatum, S. sanguineum, S. tenerum, Trachypogon spicatus, además de Leptocoryphium lanatum. El árbol más abundante es una especie enana de Trichilia (T. clausseni) que crece con ejemplares de Jacaranda cuspidifolia, Pseudobombax cf. longiflorum, Tabebuia aurea, Byrsonima crassifolia, Diospyros sp.,  Dilodendron bipinnatum y Vochysia haenkeana (Foster 1991).

 

En la sabana de montaña se han identificado tres especies endémicas Aechmea kuntzeana, Anthurium sp. y Dioscorea oblongifolia.   No se conoce el grado de amenaza de las especies en esta unidad de vegetación. 

 

Entre las especies de uso potencial se puede mencionar a Pseudobombax longiflorum, que es una bombacácea que ofrece recursos alimenticios para quirópteros.  Las sabanas de montaña poseen potencial ecoturístico y pueden servir de ambientes de estudio sobre biogeografía, dispersión de especies, sucesión  y colonización. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 23. Orchidaceae, pampa de Apolo (HNB, Proyecto Madidi)

 

3.2.1.10. Bosque de Piedemonte (150 – 500 m)

En la región de Madidi se encuentran los bosques estimados como los más ricos de Bolivia, producto de la mezcla de elementos de la serranía y las terrazas aluviales antiguas. Si bien existe un alto número de especies en estos ambientes, los frecuentes deslizamientos impiden el establecimiento de especies raras pero, al mismo tiempo, crean las condiciones necesarias para la colonización por especies de fácil dispersión, como es el caso de Poulsenia armata, frecuente en las playas de inundación y el pie de las laderas.  Un elemento importante en estos bosques es Ficus sphenophylla, un árbol de grandes dimensiones, copa amplia y frutos abundantes a lo largo de todo el año, los cuales son consumidos por un gran número de vertebrados e insectos. Otros árboles comunes y altos son Apeiba membranacea y especies de Cedrelinga, Sterculia e Inga junto con varias lauráceas. En el sotobosque son abundantes los arbustos del género Piper (Foster 1991). De acuerdo con Gentry (1991) las familias más ricas en especies en el bosque de piedemonte son Leguminosae y Moraceae; les siguen Bignoniaceae, Lauraceae, Sapotaceae, Melastomataceae, Meliaceae, Myristicaceae, Myrtaceae, Chrysobalanaceae.

 

Dentro de esta unidad en los lugares cercanos a la carretera y caminos principales se desarrolla la vegetación con influencia antrópica que consta de barbechos y bosques secundarios, en diferente estado de sucesión. En ellos, las especies pioneras más comunes son la balsa (Ochroma pyramidale), ambaibo (Cecropia spp.), llausa (Heliocarpus americanus) y guayaba (Psidium guajava). También son frecuentes las especies de Vismia y Vernonia.

 

Al ser una zona de confluencia del bosque montano húmedo y el bosque amazónico, la riqueza de especies aumenta. También aumenta su importancia biogeográfica.  Además el piedemonte es probablemente el tipo de bosque con mayor oferta de recursos alimenticios para la fauna silvestre.

 

3.2.1.11. Bosque Húmedo de Llanura (150 – 500 m)

En esta unidad de vegetación se han registrado 1769 especies presentes y probables, entre árboles, arbustos, hierbas, lianas y epifitas.  Los bosques de la región de Alto Madidi, debido al régimen mensual de precipitación, en general muestran abundancia de lianas y hemiepífitas que los relaciona más con los bosques nublados que con los bosques amazónicos.  Otra de sus características es la mayor densidad de árboles con diámetros > 10 cm y una mayor abundancia de palmeras respecto a los árboles en el estrato arbóreo alto. De manera preliminar se establece que las familias   con mayor número de especies son las leguminosas y las moráceas, seguidas por las euforbiáceas, gutíferas, lauráceas, melastomatáceas, flacourtiáceas, sapotáceas e hipocratáceas.  Las palmeras están representadas por varias especies pero son menos diversas que en otros bosques amazónicos (Foster 1991).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 24. Río Tuichi (WCS, Humberto Gómez)

 

 

Existen lugares con inundación estacional, y cerca de los ríos y lagunas se desarrollan bosques con  Poulsenia armata que domina entre los árboles de dosel superior,  junto con pocos individuos de los géneros Dipteryx, Ceiba, Brosimum, Hura crepitans y Sloanea obtusifolia. En el subdosel son frecuentes las palmeras Astrocaryum macrocalyx, Socratea exorrhiza, Iriartea deltoidea y Euterpe precatoria.

 

La alta diversidad del bosque húmedo de llanura favorece la posibilidad de descubrir nuevas especies para la ciencia como es el caso de los géneros de palmeras Wettinia y Wendlandiella, así como nuevos registros para Bolivia.   Se han identificado 17 especies endémicas y 51 especies amenazadas(Tabla 11).

 

Tabla 11. Especies endémicas y amenazadas

ESPECIE

Endémicas

En Peligro

Vulnerable

Apéndice II

Justicia albadenia

1

 

 

 

Stenostephanus longistaminus

 

1

 

 

Rollinia boliviana

1

 

 

 

Anthurium sp.

1

 

 

 

Bactris gasipaes

 

 

1

 

Socratea salazarii

 

1

 

 

Wendlandiella gracilis

 

1

 

 

Fosterella floridensis

1

 

1

 

Werauhia boliviana

1

 

 

 

Epiphyllum phyllanthus

 

 

 

1

Rhipsalis baccifera

 

 

 

1

Lobelia  sp.

1

 

 

 

Cecropia annulata

1

 

 

 

Alsophila cuspidata

 

 

 

1

Cnemidaria speciosa

 

 

 

1

Cyathea amazonica

 

 

 

1

Cyathea andina

 

 

 

1

Cyathea delgadii

 

 

 

1

Cyathea multiflora

 

 

 

1

Cyathea pungens

 

 

 

1

Sloanea sp.

1

 

 

 

Amburana aff. cearensis

 

 

1

 

Bertholletia excelsa

 

 

1

 

Bellucia beckii

1

 

 

 

Cedrela odorata

 

 

1

 

Swietenia macrophylla

 

 

1

 

Dorstenia boliviana

1

 

 

 

Ficus boliviana

1

 

 

 

Ficus insipida

 

 

1

 

Cattleya luteola

 

 

 

1

Chaubardia klugii 

 

 

 

1

Dichaea kegelii

 

 

 

1

Elleanthus graminifolius

 

 

 

1

Encyclia pygmaea

 

 

 

1

Epidendrum prostratum

 

 

 

1

Epidendrum rigidum

 

 

 

1

Gongora cruciformis

 

 

 

1

Kefersteinia sanguinolenta

 

 

 

1

Koellensteinia graminea

 

 

 

1

Masdevallia frilehmannii

1

 

 

 

Masdevallia wendlandiana 

 

 

 

1

Maxillaria camaridii

 

 

 

1

Maxillaria conferta 

 

 

 

1

Maxillaria equitans

 

 

 

1

Maxillaria juergensii

 

 

 

1

Maxillaria scorpioidea

 

 

 

1

Myoxanthus affinis 

 

 

 

1

Oncidium nanum

 

 

 

1

Pleurothallis aphtosa

 

 

 

1

Pleurothallis casapensis

 

 

 

1

Pleurothallis flexuosa 

 

 

 

1

Pleurothallis gracilenta

1

1

 

1

Pleurothallis obovata

 

 

 

1

Pleurothallis phylocardioides.

 

 

 

1

Pleurothallis picta

 

 

 

1

Scaphyglottis boliviensis 

 

 

 

1

Scaphyglottis prolifera

 

 

 

1

Sigmatostalix amazonica

 

 

 

1

Stenia pallida

 

 

 

1

Trichosalpinx egleri

 

 

1

1

Passiflora fernandezii

1

 

 

 

Piper tumupasense

1

 

 

 

Uncaria tomentosa

 

1

 

 

Cyphomandra uniloba

1

 

 

 

Vochysia boliviana

1

 

 

 

Zamia boliviana

 

1

 

1

 

Las especies maderables como la mara (Swietenia macrophylla) y la cuta (Phyllostylon rhamnoides) han estado bajo explotación desde los año 70 y aparentemente han desaparecido del área; o se encuentran en baja cantidad como el cedro (Cedrela sp.) y el gabú (Virola sp.).  Sin embargo, los recursos forestales no maderables representan una alternativa de ingresos económicos para la zona, como ser el copaibo (Copaifera reticulata) y el palmito (Euterpe precatoria).

 

Se ha reportado un total de 100 especies no maderables utilizadas como alimenticias, medicinales y artesanales (Zenteno 2001).  Entre las comestibles las principales son motacú (Attalea phalerata), pacay (Inga spp.), camururu (Rheedia sp.), majo (Oenocarpus bataua), asaí (Euterpe precatoria) y chima (Bactris gasipaes). Entre las medicinales las principales son: huembé (Philodendron undulatum), paisané (Vernonanthura sp.), chuchuhuaso (Cheiloclinium cognatum), siyaya (Chamaedorea sp.), palo santo (Triplaris americana), quitapasmo (Hyptis mutabilis) y canelón (Aniba canelilla). Las plantas de uso artesanal son chuchío/charo (Gynerium sagittatum), chonta (Astrocarym murumuru), sirari (Ormosia sp.), marfil vegetal (Phytelephas macrocarpa) y lágrima de María (Coix lachryma-jobi).

 

3.2.1.12. Subunidad de Bosque Ribereño  (150 – 600 m) 

En la región de Madidi la comunidad vegetal de los bordes de los ríos de aguas blancas está compuesta por hierbas y plántulas de playa, caracterizada por la presencia de especies de crecimiento rápido como parajobobo (Tessaria integrifolia), sauce (Salix humboldtiana) y chuchío (Gynerium sagittatum).  En estados sucesionales más avanzados y, sobre todo, en depósitos de arena,  predominan especies como la balsa (Ochroma pyramidale) y el ambaibo (Cecropia spp.), que aparecen también en los claros de bosque (Foster, 1991). En el bosque de la franja influenciada por los ríos Beni y Tuichi se observan ejemplares aislados de ojé (Ficus insipida) y cedro (Cedrela odorata), junto con kari kari (Acacia loretensis),

Nectandra reticulata, Terminalia oblonga, pacay (Inga spp.), cosorió (Erythrina fusca) y leche leche (Sapium sp.). La terraza sobre el río esta cubierta por una vegetación compuesta por varios géneros de leguminosas herbáceas y leñosas, Desmodium, Senna, Crotalaria; verbenáceas del género Lantana y las pioneras comunes parajobobo (Tessaria integrifolia), chuchío (Gynerium  sagittatum), sauce (Salix humboldtiana) y  balsa (Ochroma pyramidale). 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Foto 25. Río Tuichi (WCS, Humberto Gómez)          

 

 El bosque es más o menos denso de 20 a 25 metros de altura y rico en leguminosas, principalmente Acacia loretensis y Erythrina spp.  Ademàs, se observan ejemplares de trompillo (Guarea spp.), cedro (Cedrela odorata), coquino (Pouteria macrophylla), Stylogyne spp., Cordia nodosa, Terminalia oblonga, Triplaris poeppigiana, Helicostylis tomentosa, Lunania parviflora, Sapium marmieri, nui (Pseudolmedia laevis) y ochoó (Hura crepitans). En el lugar donde se abre el bosque, existen manchas de Guadua sp. y en los sectores húmedos por donde corren riachuelos se encuentran manchas de Equisetum giganteum (García 2000).

 

 3.2.1.13. Sabana de Llanura (150 – 300 m) 

En el PN y ANMI Madidi se han registrado 541 especies presentes y probables en las sabanas de llanura.  A esta unidad de vegetación corresponden las Pampas del Heath,  sabanas prístinas y bosque de galería, entre Ixiamas y el este del río Heath. El sector de sabana prístina importante para la conservación se encuentra a lo largo de la frontera Perú-

Bolivia en la parte baja del río Heath. (RAP 1991). De acuerdo con Beck (1993) y Haase & Beck (1989) estas sabanas no se relacionan florísticamente con las sabanas de los Llanos de Moxos, a pesar de la cercanía geográfica entre ambas; sino más bien tienen afinidades con las sabanas amazónicas del Brasil (Hanagarth & Beck 1996).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 26. Pampa de Ixiamas, (WCS, Robert Wallace)

 

En las “alturas” dominan los pastos perennes mientras que las ciperáceas son más abundantes en los sitios húmedos. Los pantanos con palmeras tienen sólo un estrato arbóreo con 1-2 especies de palmas y un estrato inferior donde dominan las gramíneas y las ciperáceas.  En la sabana de altura los suelos son bien drenados y crecen especies como Trachypogon plumosus y Andropogon lateralis

 

De forma aislada se encuentran árboles de Curatella americana, Tabebuia ochracea y arbustos de Vernonia sp. y Miconia sp., resistentes al fuego.  En los lugares con algo de humedad aparecen ciperáceas como Rhynchospora globosa, R. hirta, Kyllinga brevifolia, K. odorata junto con Paspalum lineare, Thrasya petrosa, Mesosetum penicillatum y las hierbas Burmannia capitata, Bacopa monnierioides y B. tweedii, y los arbustos Miconia rufescens y Macairea thyrsiflora.

 

Las sabanas de bajío son lugares que permanecen inundados más de la mitad del año.   Los bajíos de aguas blancas tienen como dominantes a Rhynchospora trispicata, R. viridi-lutea, Otachyrium versicolor, Paspalum virgatum y Andropogon bicornis. Son comunes las leguminosas Mimosa debilis y Aeschynomene pratensis. Thalia geniculata se encuentra en los suelos que permanecen húmedos durante los meses secos, junto con Hymenachne amplexicaulis, H. donacifolia, Eleocharis aff. fistulosa, Rhynchospora corymbosa y Pontederia subovata.  En los bajíos de aguas negras, la especie dominante es Paratheria prostrata, que está junto con Eleocharis minima y Luziola cf. peruviana en los sitios más húmedos. 

 

 En las sabanas de llanura se han identificado 22 especies endémicas, todas amenazadas(Tabla 12).

 

 

Tabla 12. Especies endémicas y amenazadas

ESPECIE

Endémicas

En Peligro

Criticas

Vulnerable

Apéndice II

Fosterella graminea 

1

1

 

 

 

Tillandsia krukoffiana

1

1

 

 

 

Licania boliviensis

1

1

 

 

 

Epidendrum larae

1

 

 

 

1

Epidendrum scopulorum

1

 

 

 

1

Epidendrum syringothyrsus

1

 

 

 

1

Lepanthes calyptrata

1

 

1

 

1

Lepanthes hastata

1

 

1

 

1

Lepanthes herzogii

1

1

 

 

1

Lepanthes llipiensis

1

 

1

 

1

Lepanthes ringens

1

 

1

 

1

Masdevallia omorenoi

1

 

 

1

1

Masdevallia quasimodo

1

 

 

1

1

Maxillaria acutifolia

1

 

 

 

1

Neodryas herzogii

1

 

 

 

1

Pleurothallis citrina

1

 

 

 

1

Pleurothallis cyclophylla

1

 

 

 

1

Pleurothallis gracilenta

1

1

 

 

1

Trichosalpinx teaguei

1

 

 

1

1

Fosterella floridensis

1

 

 

1

 

Puya fiebrigii

1

1

 

 

 

Oeceoclades maculata

 

 

 

 

1

Tillandsia edithae

1

1

 

 

 

 

3.2.2. Fauna

La variedad de ecosistemas, paisajes y tipos de vegetación del PN y ANMI Madidi resulta en una alta biodiversidad tanto de flora como de fauna.  El Área Protegida alberga 1370 especies de vertebrados presentes y 619  probables, alcanzando una diversidad de fauna de vertebrados de 1989 especies.  El grupo  de aves se encuentra bien representado con  867 especies  presentes y 291 probables, haciendo un total de 1158 especies, que corresponde al 83% de las aves del país.  El grupo de mamíferos está representado por 156 especies presentes y 27 probables, alcanzando un total de 183 que viene a ser el 51% de los mamíferos del país.   La herpetofauna del Área Protegida esta compuesta por 84 especies de anfibios presentes y 88 probables, haciendo un total de 172, que corresponde al 85% de  los anfibios del país y 71 especies de reptiles presentes y 109 probables, alcanzando un total de 180, que viene a ser el 70% de los reptiles del país.   Los peces están representados por 192 especies presentes y 104 probables , llegando a un total de 296, que corresponde al  51% de la icitiofauna del país.

 

Con relación a otras Áreas Protegidas en Bolivia (Tabla 13) y otros bosques neotropicales como Barro Colorado en Panamá, La Selva en Costa Rica, Tambopata y  Manu en Perú (Tabla 14), la fauna del PN y ANMI Madidi se destaca debido a su diversidad de vertebrados, principalmente aves y mamíferos.    Es importante considerar el esfuerzo de muestreo desigual entre Áreas Protegidas.  Sin embargo, los muestreos realizados dentro del PN y ANMI Madidi son todavía muy escasos y por lo tanto su excelencia en términos de diversidad no puede atribuirse a diferencias en el esfuerzo de muestreo. 

 

Tabla 13. Número de especies de vertebrados presentes en áreas protegidas, obtenidos de los planes de manejo respectivos (Sarmiento 2002).

ÁREAS PROTEGIDAS

MAMÍFEROS

AVES

ANFIBIOS

REPTILES

PECES

TOTAL

Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Madidi

156

867

84

71

192

1370

Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Amboró

136

802

97

127

150

1356

Parque Nacional Carrasco

118

588

60

67

87

961

Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Cotapata

66

183

14

11

10

294

Reserva de la Biosfera Estación Biológica del Beni

101

481

11

38

243

895

Parque Nacional y Territorio Indígena Isiboro Secure

67

537

39

72

211

959

Reserva Nacional de Flora y Fauna Tariquía

62

242

28

19

49

411

Reserva de la Biosfera y Territorio Indígena Pilón Lajas

87

383

33

62

111

711

Reserva Nacional de Vida Silvestre Amazónica Manuripi

128

415

41

60

359

1024

Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Kaa-Iya del Gran Chaco

41

276

20

14

4

358

Parque Nacional Noel Kempff Mercado

121

594

57

84

258

1127

Área Natural de Manejo Integrado Nacional Apolobamba

50

226

9

6

5

296

 

Tabla 14. Especies de vertebrados en diferentes lugares de América según Gentry (1990): Barro Colorado Reserva de la Biosfera Manu, Parque Nacional Tambopata, La Selva, PN y ANMI Madidi (2002)

LUGAR LUGAR

Numero de especies de aves

Numero de especies de mamíferos

Numero de especies de herpetofauna

Isla Barro Colorado, Panamá

444

53

400

Reserva  de la Biosfera Manu, Perú

> 800

200

219

Parque Nacional Tambopata, Perú

570

91

135

La Selva, Costa Rica

400

116

123

PN y ANMI Madidi, Bolivia

867*/291**

156*/27**

155*/197**

*Especies presentes

**Especies probables

 

 3.2.2.1. Peces

En el Madidi, hasta la fecha se han registrado 192 especies de peces y otras 104 más podrían habitar en el área. Para la zona se han llevado a cabo nueve estudios en 42 localidades diferentes, tanto dentro Madidi como en sus áreas de influencia (Mapa 13).  Todos los trabajos se han concentrado a las partes bajas y medias del Área Protegida existiendo un vacío de información para las partes medias y altas.

 

Se conocen 66 especies amenazadas de peces en Bolivia, en el Madidi se han registrado 13 especies incluidas en alguna categoría de amenaza (Tabla 15).  De estas especies, dos de ellas se consideran en la categoría de “Vulnerable”; Papilichromis altispinosa, que tiene importancia para el comercio como peces ornamentales y cuyas poblaciones se pueden ver afectadas por la pesca intensiva y Agoniates anchovia una especie de abundancia natural muy baja.  Dentro el PN y ANMI Madidi se encuentran  16 especies de   distribución restringida a Bolivia  (Tabla 15).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 27. Surubi, Pseudoplatystoma fasciatum (WCS Humberto Gómez) 

 

 Mapa13. Estado del conocimiento de la Ictiofauna

 

 Tabla 15. Especies de peces prioritarias para la conservación y el manejo

FAMILIA

GENERO/ESPECIE

Especies amenazadas

Distribución Restringida a Bolivia

Especies prioritarias para manejo

Arapaimidae

Arapaima gigas

 

 

1

Cichlidae

Apistogramma luelingi

DD

 

1

 

Bujurquina sp.

 

1

 

Papiliochromis altispinosa

VU

 

 

Curimatidae

Steindachnerina binotata

 

1

 

 

Steindachnerina hypostoma

 

1

 

Characidae

Monotocheirodon pearsoni

 

1

 

 

Piaractus brachypomus

LR(lc)

 

1

Colossoma macropomum

LR(lc)

 

1

Salminus cf. maxillosus

LR(dc)

 

1

Tyttocharax tambopatensis

 

1

 

Moenkhausia cf. chrysargyrea

 

1

 

Hyphessobrycon serpae

 

1

 

Gnathocharax steindachneri

DD

1

 

Iguanodectes sp.

 

1

 

Charax pauciradiatus

 

1

 

Agoniates anchovia

VU

 

 

Doradidae

Leptodoras sp.

 

1

 

Loricariidae

Aphanotorulus popoi

 

1

 

 

Glyptoperichthys punctatus

 

1

 

Crossoloricaria bahuaja

 

1

 

Parodontidae

Parodon sp.

 

1

 

Pimelodidae

Pseudoplatystoma fasciatum

LR(lc)

 

1

 

Zungaro zungaro

LR(dc)

 

1

Phractocephalus hemioliopterus

LR(lc)

 

1

Brachyplatystoma filamentosum

LR(lc)

 

1

Pseudoplatystoma tigrinum

LR(lc)

 

1

Prochilodontidae

Prochilodus labeo

LR(dc)

 

1

Soleidae

Achiropsis nattereri

 

1

 

DD: Datos insuficientes

LR (dc): Menor riesgo, depende de la conservación

LR (lc): Menor riesgo, menor importancia

VU: Vulnerable

 

En el área del Madidi se han definido seis subcuencas principales: Heath, Beni ; Madidi ; Tuichi ; Enapurera  y Tumupasa-Beni .  La subcuenca del Enapurera es la mejor conocida y la del Beni es la que tiene un menor porcentaje de especies registradas (Tabla 16).

 

 Tabla 16. Porcentaje de especies registradas por subcuenca

SUBCUENCAS

ESPECIES PRESENTES

ESPECIES PROBABLES

%DE ESPECIES REGISTRADAS

Río Heath

128

135

48,67

Río Beni

66

163

28,82

Río Madidi

71

65

52,20

Río Tuichi

51

51

50,00

Río Enapurera

47

27

63,51

Cuenca Tumupasa Beni

26

27

49,06

 

Del total de especies, 24 se encuentran restringidas a la cuenca alta del Madeira, 11 a la cuenca alta del Beni, 5 especies tienen distribución periférica en Bolivia  y 22 especies tienen distribución restringida a la parte central de Sud América. Por otra parte, 112 especies son de distribución amplia para Bolivia y 139 presentan distribución amplia en Sud América.

Considerando la presencia de un número relativamente alto de especies de distribución restringida y especies amenazadas se han identificado 28 especies que deben ser prioritarias para su conservación (Tabla 15), entre las más importantes se encuentran Achiropsis naltereni, Prochilodus labeo y Zungaro zungaro.  Entre las especies prioritarias para manejo se ha considerado a aquellas que son de importancia para la pesca de la región como los surubíes (Pseudoplatystoma spp),  pacúes (Colossoma spp) y el sábalo (Prochilodus nigricans) alcanzando un total de 16 especies de peces para su manejo (Tabla 15).  El paiche (Arapaima gigas),  es una especie introducida de hábitos predadores, motivo por el cual es importante su manejo para evitar su expansión y, si es posible, para erradicar o controlar sus poblaciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         Foto 28. Zungaro zungaro (Soraya Barrera)

 

 

De acuerdo a su distribución por unidades de vegetación es probable que dos especies del género Orestias y Trichomycterus se encuentren en la región altoandina, puna, páramo yungueño y bosque nublado de ceja  de monte.  En el bosque nublado de serranía y en el bosque montano entre los 1500 y 2500 m  habitan principalmente 5 especies: Astroblepus sp., Trichomycterus fassli, Ancistrus sp., Trichomycterus sp.  e Hypostomus sp.  En el bosque montano, entre los 500 y 1500 msnm, aumenta sustancialmente el número de especies a 48 especies confirmadas y 36 especies de presencia probable, mayormente de la familia Characidae, Loricariidae y Pimelodidae.  El sector del bosque húmedo de llanura es el que alberga la mayor cantidad de especies del Área Protegida; se ha confirmado la presencia de 172 especies y se cree que 114 especies más se pueden encontrar en esta región, predominan especies de las familias Anostomidae, Callichthyidae, Cichlidae, Curimatidae, Characidae, Loricariidae, Pimelodidae y Trichomycteridae.  En la región de sabanas de llanura se han identificado 27 especies y probablemente se encuentren 177 especies más, las especies de las familias predominantes son las mismas del bosque húmedo de llanura (Mapa 14).

 

El mayor uso que se le da a los peces es como alimento (66 especies), siendo 16 especies comercializadas.  En menor proporción los peces son utilizados para la elaboración de artesanías (19 especies) y como medicina (2 especies).  Otras especies tienen un valor comercial como peces ornamentales para acuarios (81 especies).

 

Mapa 14. Riqueza de especies de peces presentes en sitios específicos de estudio en el PN y ANMI   Madidi y área de influencia

 

3.2.2.2. Anfibios

En el PN y ANMI Madidi se han registrado 84 especies confirmadas y 88 especies probables, resultado de 18 estudios específicos y 29 localidades evaluadas, principalmente en las tierras bajas (Mapa 3).

 

Mapa 15. Estado de conocimiento de anfibios

En Madidi se han confirmado la presencia de tres especies endémicas Cochranella bejaranoi, Eleutherodactylus mercedesae y Caecilia marcusi y probablemente 31 especies endémicas más se encuentren en el Área Protegida.  Se han identificado 69 especies de distribución restringida a Bolivia (Tabla 17).

 

Tabla 17. Especies de anfibios prioritarias para la conservación y manejo

GENERO/ESPECIE

CITES

Endémicas

Especies prioritarias para el manejo

Allobates femoralis

Ap. II

 

 

Caecilia marcusi*

 

1

 

Cochranella bejaranoi*

 

1

 

Eleutherodactylus mercedesae*

 

1

 

Epipedobates hahneli

Ap. II

 

 

Bufo marinus

 

 

1

Bufo paracnemis

 

 

1

Bufo poeppigii

 

 

1

Ap II: Apéndice II del CITES

 

 De todas las especies de anfibios del Madidi, dos de la familia Dendrobatidae se encuentran amenazadas principalmente por la pérdida de hábitat, debido al avance de la frontera agrícola, estas especies se encuentran dentro del Apéndice II del CITES (Tabla 17).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto29. Lithoclytes lineatus (Claudia Cortez)

 

Se ha identificado 5 especies prioritarias para la conservación tomando en cuenta especies endémicas, y amenazadas.  Algunas especies como Bufo marinus, B. paracnemis y B. poeppigii tienen valor comercial por sus cueros, por lo que fueron identificadas con potencial para su manejo (Tabla 17). 

 

En relación, al tipo de hábitat en el que viven los anfibios, podemos indicar que el bosque húmedo de llanura y el bosque montano entre los 500 y 1500 msnm, son los más importantes en términos de diversidad de anfibios.  Las unidades de vegetación con menor diversidad de anfibios son el páramo yungueño, el bosque de serranía, el bosque nublado de ceja y el bosque montano (Tabla 18).

 

 Tabla 18. Porcentaje de especies registradas en las diferentes unidades de vegetación

Unidad de vegetación

Especies presentes

Especies probables

% de especies registradas

Páramo Yungueño

0

3

0

Bosque de Serranía

0

14

0

Bosque Nublado de Ceja de Monte

2

10

16,67

Bosque montano 2000 – 2500 m

0

12

0

Bosque montano 1500 – 2000 m

2

17

10,53

Bosque montano 500 – 1500 m

0

88

0

Bosque seco

54

3

94,74

Bosque Húmedo de Llanura

71

38

65,14

Sabana de llanura

8

14

36, 36

 

El bosque montano presenta un alto endemismo (15 especies), representado por anfibios del género Phyllomedusa, Bufo, Hyla, Cochranella, Eleutherodactylus y Leptodactylus; en el bosque húmedo de llanura los géneros de anfibios más representativos son Scinax, Bufo, Phyllomedusa, Hyla y Leptodactylus

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 30. Hyla leucophyllata

 

En los bosques montanos por encima de los 1500 m de altitud la diversidad es menor, entre los 1500 a 2000 msnm se identificaron 2 especies confirmadas (Epipedobates pictus y Hyla rhodopepla) y 17 probables, y entre los 2000 y 2500 msnm  probablemente se encuentren 12 especies de los   géneros Eleutherodactylus, Gastrotheca y Phrynopus.  Otra unidad de vegetación donde el número de especies se encuentra bien representado es el bosque seco de serranía, donde predominan especies de los géneros Bufo, Eleutherodactylus, Leptodactylus, Hyla, Osteocephalus y Phyllomedusa.   En la sabana de llanura únicamente se identificaron 8 especies confirmadas y 14 probables, la mayoría de las especies identificadas pertenecen al género Bufo e Hyla.  En el bosque nublado de ceja de monte se han registrado dos especies Bufo sp. y Eleutherodactylus mercedesae y se espera encontrar otras 10 más; en el bosque montano seco podrían habitar 14 especies y en el páramo yungueño probablemente se encuentran las especies Gastrotheca marsupiata, Phrynopus laplacai y Pleurodema cinereum (Mapa 16).

 

Mapa 16. Riqueza de especies de anfibios presentes en diferentes sitios de estudio en el PN y ANMI Madidi y área de influencia

 

Las especies más utilizadas por la población local para alimento, usos folklóricos, elaboración de productos, mayormente artesanales y medicinales son Bufo marinus, B. paracnemis, B. poeppigii y B. spinulosus.

 

3.2.2.3. Reptiles

Hasta la fecha se ha confirmado la presencia de 71 especies de reptiles para el PN y ANMI Madidi, además de otras 109 especies identificadas como probables. Se realizaron 11 estudios en la zona y se evaluaron a 63 localidades (Mapa 17). 

 

Mapa 17. Estado de conocimiento de reptiles

En el Área Protegida, hasta el momento, solo se ha registrado la presencia de una especie endémica, Neusticurus ocellatus y 62 especies de distribución restringida a Bolivia probablemente presentes.

 

Todas las especies de boas, algunas culebras, saurios de gran tamaño como el caimán, lagarto, el peni y la iguana, tortugas acuáticas y terrestres se encuentran amenazadas por la cacería para la obtención de cueros, para el consumo o el uso como mascota.  En total 17 especies se encuentran amenazadas, de las cuales 3 se encuentran en estado “Vulnerable” y una en Peligro, el resto de las especies se encuentran en los apéndices I, II y III del CITES (Tabla 19).   Estas especies amenazadas son prioritarias para la conservación (Tabla 19).

 

Para identificar las especies prioritarias para el manejo se han tomado en cuenta aquellas especies que tienen usos actuales como las boas (Boa constrictor, Corallus caninus), la culebra Clelia clelia, los penis, las petas de monte y tortugas acuáticas como Podocnemis y los caimanes Caiman yacare y Melanosuchus niger, en total se han identificado 19 especies (Tabla 19). 

 

Tabla 19. Especies de reptiles prioritarias para la conservación y el manejo

 

GENERO/ESPECIE

END

CITES

UICN 2000

LIBRO ROJO

PL. ACCION

MN

Boa constrictor

 

Ap. II

 

LR

LR

1

Bothrops atrox

 

 

 

 

 

1

Bothrops bilineatus

 

 

 

 

 

1

Bothrops cf. oligolepis

 

 

 

 

 

1

Caiman yacare

 

Ap. II

 

LR

LR

1

Clelia clelia

 

Ap. II

 

 

 

1

Corallus hortulanus

 

Ap. II

 

 

 

1

Crotalus durissus

 

Ap. III

 

 

 

1

Chelonoidis carbonaria

 

Ap. II

 

VU

LR

1

Chelonoidis denticulata

 

Ap. II

 

VU

LR

1

Epicrates cenchria

 

Ap. II

 

 

LR

1

Eunectes murinus

 

Ap. II

 

LR

LR

1

Lachesis muta

 

 

VU

 

 

1

Melanosuchus niger

 

Ap. I

LR/cd

EN

EN

1

Neusticurus ocellatus*

1

 

 

 

 

 

Paleosuchus cf. palpebrosus

 

Ap. II

 

 

 

1

Paleosuchus trigonatus

 

Ap. II

 

 

 

1

Phrynops geoffroanus

 

 

 

 

DD

1

Platemys platycephala

 

 

 

 

DD

 

Podocnemis unifilis

 

Ap. II

 

VU

VU

1

Tupinambis cf. teguixin

 

Ap. II

 

LR

LR

1

END: Endémicas

Especies amenazadas: según CITES; UICN; Libro Rojo, Plan de acción

MN: Manejo

 

En el área protegida se carece de información sobre la presencia de reptiles en la región andina, del páramo yungueño y del bosque nublado de ceja de monte, por lo que es una prioridad realizar estudios en estos lugares.  El mayor porcentaje de registros de reptiles se encuentra en el bosque seco, bosque montano entre los 500 y 1500 m de altitud y el bosque de llanura (Tabla 20).

 

Tabla 20. Porcentaje de especies registradas de reptiles en las diferentes unidades de vegetación

Unidades de vegetación

Especies presentes

Especies probables

% de especies registradas

Sabana Montañosa

1

0

0

Bosque de serranía

3

13

18,75

Bosque montano 2500 – 2000 m

0

2

0

Bosque montano 1500 – 2000 m

6

17

26,1

Bosque montano 500 – 1500 m

45

51

46,87

Bosque seco

19

13

59, 37

Bosque Húmedo de Llanura

53

96

35, 57

Sabana de Llanura

0

9

0

 

En el bosque montano, entre los 2000 y 2500 msnm se encuentran probablemente dos especies Stenocercus roseiventris y Amphisbaena slateri.  Entre los 1500 a 2000 msnm se registraron 6 especies confirmadas (Crotalus durissus, Kentropyx altamazonica, Lachesis muta, Mabuya nigropalmata, Prionodactylus argulus, Tropidurus umbra) y 17 probables.  Entre los 500 y 1500 msnm la diversidad de especies aumenta considerablemente alcanzando a 45 especies confirmadas y 51 probables, siendo los géneros más representativos Amphisbaena, Atractus, Bothrops, Corallus, Chelonoidis, Chironius Paleosuchus y otros.   En el bosque montano seco se han registrado 3 especies confirmadas (Ameiva ameiva, Caiman yacare y Crotalus durissus) y 13 probables.  En el bosque nublado de serranía se han registrado 19 especies confirmadas y 13 especies probables, representadas por los géneros Anolis, Chelonoides, Imantodes , Typhlops y otros.  La mayor representatividad de reptiles se encuentran en el bosque húmedo de llanura, donde predominan especies de los géneros Amphisbaena, Anolis , Atractus, Bothrops, Chironius , Dipsas, Helicops, Kentropyx y Liophis.  En la sabana de llanura probablemente se encuentren 9 especies, como ser Paleosuchus palpebrosus, Melanosuchus niger, Iguana iguana, Corallus caninus, Caiman yacare, Boa constrictor y otros (Mapa 18).

Vollbildansicht von Chelonoidis carbonaria

Los reptiles son utilizados por la población local de diferentes maneras.  Se han registrado 32 especies que son utilizadas como alimento, 15 de las cuales tienen un valor comercial, principalmente las tortugas y lagartos.  También 32 especies son utilizadas para medicina, de las cuales 13 tienen un valor comercial, por ejemplo Bothrops spp. . Para la elaboración de billeteras, cinturones y otros artículos se utilizan los cueros de 28 especies, 23 de las cuales tienen un valor comercial, mayormente de lagartos y víboras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 31 Chelonoidis carbonaria (Claudia Cortéz)

 

Mapa 18. Riqueza de especies de reptiles presentes en diferentes sitios de estudio en el PN y ANMI Madidi y área de influencia

 

3.2.2.4. Mamíferos

 

En el PN y ANMI Madidi, hasta el momento, se han registrado 156 especies de mamíferos y podrían encontrarse otras 27 adicionales. El grupo mas representado entre las especies de mamíferos son los murciélagos, con 104 especies presentes y probables.  Esto destaca a los murciélagos por su potencial para el monitoreo.  Se han realizado 14 estudios, llegando a evaluarse 96 localidades (Mapa 19). 

 

Mapa 19. Estado de conocimiento de los mamíferos

 

 

En el PN y ANMI Madidi se ha identificado la presencia de una especie endémica para Bolivia, el roedor Akodon dayi y dos especies de primates de los géneros Lagothrix y Callicebus que al parecer serían nuevas especies para la ciencia y cuya distribución en Perú es aún desconocida.  También se han registrado 30 especies de distribución restringida a Sud América, la mayoría mamíferos pequeños . Del total de especies de mamíferos que se encuentran en el área, 34 especies se ven amenazadas, de las cuales 7 se encuentran en la categoría “en peligro” y 11 se consideran “vulnerables” (Tabla 21).

 

Fueron consideradas especies prioritarias para la conservación aquellas especies amenazadas ya sea por explotación con fines de subsistencia o comercial y aquellas sensibles a los cambios de hábitats, en total se identificaron 35 especies.  El criterio para definir especies con potencial para manejo esta basado en el aprovechamiento de las mismas y su capacidad de reproducción, se identificaron 6 especies  Tayassu pecari, T. tajacu, Mazama gouazoupira , Dasyprocta punctata, Mazama americana y Cuniculus paca (Tabla 21).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 32. Pantera onca, tigre (WCS, Programa Paisaje)             

 

 Existen 4 especies que requieren de espacios amplios para vivir, estas especies son Puma concolor, Tayassu pecari, Pantera onca y Tremarctos ornatus.

 

Tabla 21. Especies de mamíferos prioritarias para la conservación y el manejo. 

Especie

END

MN

CITES

UICN 2000

Libro Rojo

Plan.acción

Akodon dayi

1

 

 

 

 

 

Alouatta sara

 

 

II

DD

DD

LR

Aotus azarai boliviensis

 

 

II

 

 

 

Ateles chamek

 

 

II

 

VU

VU

Atelocynus microtis

 

 

 

DD

DD

DD

Blastocerus dichotomus

 

 

I

VU

VU

VU

Bradypus variegatus

 

 

II

 

 

 

Callicebus sp.

1

 

II

 

 

 

Cebus albifrons?

 

 

II

DD

 

LR

Cebus libidinosus pallidus

 

 

II

 

 

 

Cerdocyon thous

 

 

II

 

 

 

Cuniculus paca

 

1

 

 

DD

 

Cuniculus taczanowskii

 

 

 

EN

 

 

Dasyprocta variegata

 

1

 

 

 

 

Dinomys branickii

 

 

 

EN

DD

EN

Glironia venusta

 

 

 

VU

LR

VU

Hippocamelus antisensis

 

 

I

DD

EN

EN

Lagothrix sp.

1

 

II

 

VU

 

Leopardus  pardalis

 

 

I

 

VU

LR

Leopardus wiedii

 

 

I

 

I,DD

LR

Lontra longicaudis

 

 

I

DD

VU

LR

Mazama americana

 

1

 

DD

DD

LR

Mazama gouazoupira

 

1

 

DD

DD

LR

Monodelphis kunsi

 

 

 

EN

 

EN

Myrmecophaga tridactyla

 

 

II

VU

VU

VU

Panthera onca

 

 

I

LR

VU

VU

Pecari tajacu

 

1

II

 

VU

LR

Priodontes maximus

 

 

I

EN

VU

EN

Pteronura brasiliensis

 

 

I

EN

E, EN

VU

Puma concolor

 

 

II

 

DD

DD

Saguinus fuscicollis

 

 

II

DD

DD

DD

Saimiri boliviensis

 

 

II

 

 

 

Speothos venaticus

 

 

 

 

DD

VU

Tapirus terrestris

 

 

II

LR

VU

LR

Tayassu pecari

 

1

II

 

VU

LR

Tremarctos ornatus

 

 

I

VU

EN, VU

VU

End: Especies endémicas

especies amenazadas según: CITES, UICN, Libro Rojo, Plan de acción

MN: manejo

 

El grupo de mamíferos, en comparación con otros grupos de vertebrados,  alcanza el mayor porcentaje de especies registradas en las diferentes unidades de vegetación.  En cuanto al número de especies presentes, en la faja altitudinal desde la región altoandina hasta el bosque nublado de ceja de monte, su representatividad es menor en diversidad de mamíferos que en las tierras bajas (Tabla 22).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 33. Tayassu tajacu, taitetu (WCS, Programa Paisaje)

 

 Tabla 22. Porcentaje de especies registradas de mamíferos en las diferentes unidades de vegetación

Unidades de vegetación

Especies presentes

Especies probables

% de especies registradas

Puna

7

3

70

Páramo yungueño

10

11

47, 62

Bosque montano 2500 – 2000 m

24

12

66,67

Bosque montano 1500 – 2000 m

26

30

46,43

Bosque montano 500 – 1500 m

83

27

75,45

Sabana de llanura

27

8

77,14

Bosque húmedo de llanura

125

7

94,69

Bosque seco

35

20

63, 63

Sabana de montaña

14

12

53,85

Bosque nublado de ceja de monte

7

17

29,17

 

En el PN y ANMI Madidi siete especies confirmadas y tres probables se han registrado en la puna, entre los mamíferos pequeños tenemos por ejemplo a Akodon puer, Conepatus chinga, Lagidium viscacia cuvieri y entre los grandes a Hippocamelus antisensis y Lama glama.  El páramo yungueño alberga 10 especies como típicas de esta formación correspondientes a especies del género Thomasomys y entre los mamíferos grandes se encuentra el oso, Tremarctos ornatus.  En el bosque montano, en un rango altitudinal entre los 500 y 2500, el número de especies aumenta a medida que la altitud disminuye, entre los mamíferos pequeños se encuentran Akodon aerosus baliolus, Carollia brevicauda, Cuniculus paca, Dasyprocta variegata, varios monos como ser Aotus azarai boliviensis, Ateles chamek, Lagothrix sp. y entre los carnívoros tenemos a Leopardus  pardalis, Puma concolor y Tremarctos ornatus.  En el bosque nublado de ceja de monte se encuentran elementos representativos como Oryzomys levipes y Lenoxus apicalis propios de áreas boscosas entre los 1800 a 2400 m. (Nowak 1991, Eisenberg & Redford 1999). También incluye especies distribuidas en bosques tropicales siempreverdes y en bosques deciduos  de tierras bajas como el marsupial Marmosa murina, los jochis  Dasyprocta punctata y Cuniculus taczanowskii y el mono Cebus libidinosus.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 34. Tremarctos ornatus, Jucumari         

 

 En la sabana de montaña la mayor parte de estas especies corresponde a mamíferos pequeños, entre los grandes tenemos Mazama americana, Panthera onca, Tayassu tajacu, T. pecari, Puma concolor y Tremarctos ornatus. En el bosque montano seco se tiene una comunidad de mamíferos similar a aquella de los bosques montanos. El bosque húmedo de llanura incluye especies que son raras en otros lugares y comunes en el Madidi, por ejemplo los dos canidos Atelocynus microtis y Speothos venaticus, en esta unidad de vegetación se encuentra el 80% de toda la fauna identificada para el PN y ANMI Madidi.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 35. Mazama americana, huaso (WCS, Programa Paisaje)

 

En la sabana de llanura se encuentran especies características de este tipo de hábitat como ser Blastocerus dichotomus, Ozotocerus bezoarticus y Chrysocyon brachyurus (Mapa 20).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Foto 36. Atelocynus microtis, perro del monte (WCS, Programa Paisaje)

 

 Mapa 20. Riqueza de especies de mamíferos presentes en diferentes sitios de estudio en el PN y ANMI Madidi y área de influencia

 

 

Los mamíferos son los animales más cazados por la gente del lugar ya sea como fuente proteínica (44 especies), por sus cueros (15 especies), para usos medicinales (14 especies), para ritos tradicionales (18 especies) y como mascotas (9 especies).

 

 

3.2.2.5. Aves

En el Madidi se han registrado 1158 especies entre presentes y probables, convirtiendo a Madidi en el Área Protegida posiblemente con mayor diversidad de aves en el mundo (Remsen y Parker 1995).  Hasta la fecha, se han realizado 26 estudios (Mapa 21).  En base a estudios y evaluaciones realizadas en el PN y ANMI y en base a la “clasificación” de la Birdlife International, se han identificado cuatro Áreas de Endemismo para Aves (EBAs)  (Hennessey 2002).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 37. Garza, Pilherodius pileatus (WCS, Programa Paisaje)

 

Tabla 23. Áreas de endemismo de aves (EBA) en Madidi (Stattersfield et al. 1998).

 

Nombre

Prioridad de Conservación

Hábitat

Yungas inferiores de Bolivia y Perú

Urgente

Bosque montano bajo y medio

Yungas superiores de Bolivia y Perú

Urgente

Bosque montano alto y nublado de ceja

Alto Andino de Bolivia y Perú

Critica

Puna y Páramo (Bosque Polylepis)

Tierras bajas de Perú y Bolivia

Urgente

Bosque húmedo de llanura

 

 

Mapa 21. Estado de conocimiento de aves

 

Se han identificado 14 especies de aves prioritarias para la conservación, las cuales incluyen a las especies endémicas y amenazadas, de las cuales 1 se encuentran en estado critico (CR) y 4 especies en la categoría de vulnerable (VU) según la clasificación de Birdlife International.  Además, existen 4 especies endémicas, algunas de las cuales también se encuentran amenazadas (Tabla 24).

 

Tabla 24. Especies de aves prioritarias para la conservación, amenazadas y endémicas

 

Genero/especie

Amenazada

Endemica

Neochen jubata

NT

 

Vultur gryphus

NT

 

Morphnus guianensis

NT

 

Ara militaris

VU

 

Nannopsittaca dachilleae

NT

 

Cinclodes aricomae

CR

 

Schizoeaca harterti

 

1

Simoxenops striatus

VU

1

Myrmotherula grisea

VU

1

Grallaria erythrotis

 

1

Hemitriccus rufigularis

NT

 

Phibalura flavirostris

NT

 

Lipaugus uropygialis

VU

 

Sporophila ruficollis

NT

 

 

En base a la distribución de las especies endémicas y amenazadas, y utilizando también 48 especies de rango restringido se han identificado áreas prioritarias para la conservación de aves.  Estas áreas son, en orden de prioridad, el bosque de Polylepis,  los valles entre Pata y Apolo, yungas superiores, yungas inferiores, bosque seco interandino, bosque de varzea y bosque amazónico alrededor de Alto Madidi.

 

En términos de diversidad las sabanas de llanura (Pampas del Heath), albergan 30 especies confirmadas y 39 especies probables, como por ejemplo el maguari (Ciconia maguari) y el tucan (Raphastos toco), este hábitat esta poco perturbado,    y sus bosques de varzea aun no han sido estudiados. En el bosque húmedo de llanura habitan 322 especies confirmadas y 30 probables, entre ellas se encuentra la paraba Ara macao y la sacha (Sarcoramphus papa), en esta unidad de vegetación se encuentra el bosque amazónico de Alto Madidi. 

 

 Junto con los mamíferos, el grupo de las aves se encuentra muy bien representado en casi todas las unidades de vegetación, la región altoandina, puna y páramo yungueño, son los que es de donde se tiene un menor número de especies presentes y probables, lugares donde se aconseja realizar mas estudios (Tabla 25).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 38. Serere, Ophistocomus hoazin (Pere Comas)

 

Tabla 25. Porcentaje de especies registradas de aves en las diferentes unidades de vegetación

Unidades de vegetación

Especies presentes

Especies probables

% de especies registradas

Bosque montano seco

119

52

69, 59

Bosque montano 2000 – 2500 m

183

37

83, 18

Bosque montano 1500 – 2000 m

204

30

87,18

Bosque montano 500 – 1500 m

507

53

90,53

Bosque nublado de ceja de monte

108

28

79, 41

Sabana de llanura

30

39

43,48

Bosque húmedo de llanura

322

30

91,48

Páramo yungueño

13

7

65

Puna

14

39

26,41

Sabana de Montaña

43

25

63,23

Vegetación altoandina

53

0

0

 

Para el bosque montano seco se han registrado 119 especies confirmadas como ser Ara militaris y Spizaetus tyrannus y 52 probables,  este tipo de hábitat es muy frágil y se encuentra amenazado por la expansión de la frontera agrícola y la red caminera.  El bosque montano inferior es el hábitat donde  se ha registrado el mayor número de especies de aves con 507 confirmadas entre ellas están Tinamus guttatus, Accipiter superciliosus y Odontophorus balliviani y 53 probables.  En las sabanas de montaña, especialmente de la zona de Apolo se han identificado a 43 especies confirmadas, incluyendo una especie endémica (Phibalura boliviana) y 25 especies probables, este hábitat está  fuertemente amenazado por quemas . Para el bosque montano medio hasta la fecha se han identificado 204 especies confirmadas, como por ejemplo Penelope montagni, Otus marshalii y Thraupis sayaca, y 30 especies probablesEl bosque montano superior tiene 183 especies confirmadas, entre ellas esta Atlapetes rufinucha y Buthraupis montana y 37 especies probables.  El bosque montano medio y superior deben ser protegidos como una solo unidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto 39. Ara ararauna (Pere Comas)

 

Para el bosque de ceja se han registrado 108 especies confirmadas, como ser Penelope montagnii y Aratinga mitrata y 28 especies probables.  En el páramo yungueño  se tienen registradas 13 especies confirmadas, por ejemplo Cinclodes fuscus y Asthenes maculicauda y 7 especies probables, son característicos de este piso los bosques de queñua (Polylepis sp.) y en los cuales vive un ave que está en Nivel Crítico de conservación (Cinclodes aricomae).  Este hábitat se encuentra muy fragmentado y se han realizado muy pocos estudios.  Finalmente, para la puna se ha identificado la presencia de 14 especies y se espera encontrar otras 39, en esta formación prácticamente no se han realizado estudios de aves.

 

 Mapa 22. Riqueza de especies de aves presentes en diferentes sitios de estudio dentro el PN y ANMI Madidi y en el área de influencia